Facial completo: mejora global del rostro devolviendo el volumen a los compartimentos grasos que se han ido perdiendo con los años (ojera, pómulo y rama mandibular). El resultado es un rostro rejuvenecido sin deformarse en absoluto, sino simplemente mejorado.

Toxina botulínica: a parte de la clásica corrección de arrugas de la frente, entrecejo y patas de gallo, realizamos este tratamiento tan seguro y conocido desde hace años, para prevenir la formación de arrugas antes de su formación, Además, podemos mejorar el atractivo de la mirada de pacientes jóvenes y más mayores, realizando nuestra técnica de elevación de párpados y cejas con la que obetenemos una mirada más despejada y abierta.

Afinamiento mandibular: podemos obtener una imagen más relajada de la cara mediante el tratamiento de los músculos maseteros con toxina botulínica. El resultado es una mandíbula de imagen más adelgazada.

Masculinización: potenciación de los rasgos masculinos mediante la acentuación de mentón, mejillas y ramas mandibulares. El resultado es un rostro mucho más atractivo sin poder llegar a identificar cuáles han sido las áreas tratadas.

Ojeras: las hay genéticas y por envejecimiento. Las tratamos con relleno con un ácido hialurónico especialmente diseñado para esa zona. Es un área olvidada que tiene gran importancia en nuestro impacto visual. Conseguimos eliminar el aspecto de cansancio y devolver la frescura a la mirada.

Surcos nasogenianos: disminución de los surcos mediante el relleno de ácido hialurónico en puntos clave de tensión de ambas mejillas. Buscamos rejuvenecer sin obtener rostros hinchados o desacordes con la edad del paciente. Entendemos el envejecimiento como un proceso natural que podemos mejorar sin necesidad de luchar contra él.

Pómulos: acentuación de pómulos mediante relleno del compartimento graso malar. Es una de las zonas en las que, desde edades tempranas, vamos perdiendo volumen. Tras un diagnostico minucioso de cada rostro, reponemos ese volumen perdido colocando estratégicamente el ácido hialurónico donde previamente lo tenía cada paciente. Se realiza con una técnica diferente para hombres y mujeres, debido a sus diferencias anatómicas.

Labios: hidratación, aumento de labios y corrección de asimetrías con ácido hialurónico. Un labio armónico potencia la belleza del paciente, un labio muy exagerado siempre resta.

Mentón: la falta de proyección de mentón es muy importante corregirla para obtener un perfil del rostro equilibrado. Lo aumentamos empleando ácido hialurónico de alta reticulación. Útil tanto en hombres como mujeres que deseen embellecer de forma armónica.

Definición mandibular: marcación de las ramas mandibulares para potencia el atractivo tanto de hombres como de mujeres. Una mandíbula bien definida es símbolo de juventud y belleza.

Código de barras: disminución de las arrugas de labio superior mediante el relleno con ácido hialurónico. Pueden verse acentuadas por gestos, o por fumar. Empleamos un ácido hiaulurónico que aporta un relleno muy sutil para no hinchar ni deformar el labio, sino, simplemente eliminar visualmente la arruga.